bizcocho

Cómo preparar un rico y esponjoso bizcocho de anís, No dejes de hacerlo!

El aroma que desprende un bizcocho recién horneado es inconfundible y este olía de maravilla!! Es muy ligero y esponjoso, con un delicado sabor a anís que os va a encantar.
Si os preocupa el tamaño podéis utilizar solo la mitad de los ingredientes, aunque os puedo asegurar que en casa entre el desayuno y la merienda del fin de semana desapareció rápidamente.
No sé si os sucede a vosotros, pero mientras se está horneando no puedo evitar vigilarlo a cada rato, será por si se escapa 😉

Ingredientes: para un molde savarin de 26cm

  • 8 huevos medianos (60gr aprox cada uno) a temperatura ambiente
  • 260gr de azúcar
  • 100ml de aceite de girasol
  • 90ml de anís
  • 60ml de agua
  • 260gr de harina de repostería
  • 20gr de levadura tipo Royal
  • ralladura de 1 limón
  • azúcar glas para espolvorear por encima

Preparación:

Untamos el molde que vayamos a utilizar con un poco de aceite, reservamos.
Encendemos el horno a 170º calor arriba-abajo para que se vaya calentando mientras preparamos la masa.

Separamos las claras de las yemas.

Añadimos a las yemas el azúcar, y con unas varillas eléctricas las batimos durante unos 8-10min hasta que estén esponjosas y presenten un color amarillo pálido. Este paso es muy importante para que el bizcocho nos quede bien esponjoso. Le añadimos el aceite, el agua y el anís, mezclamos con unas varillas manuales suavemente.

Incorporamos poco a poco la harina tamizada junto con la levadura y una pizca de sal con movimientos envolventes. Añadimos la ralladura de limón.

Batimos las claras a punto de nieve y se las agregamos con delicadeza y con movimientos envolventes.

Vertemos la mezcla en el molde. Lo introducimos dentro del horno que previamente pusimos a calentar, situándolo en la segunda ranura comenzando por abajo, durante unos 55min aprox hasta que presente un ligero color dorado por encima. Procurad no abrir el horno durante los primeros 40min porque corréis el riesgo de que se os baje. Para comprobar si ya está hecho introducimos un palillo, si sale limpio es que ya está listo de lo contrario lo dejaremos unos minutos más.

Lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar unos 10min.

 Luego lo desmoldamos y dejamos que se termine de enfriar sobre una rejilla para que no se humedezca.

Una vez frio lo espolvoreamos con azúcar glas por encima.

Fuente: http://unapinceladaenlacocina.blogspot.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *