higado1

Envenenamos nuestro hígado con un producto conocido…

Incluso, el mejor café instantáneo no es un producto que se debe consumir a diario. Determinar si bebes un producto de calidad o uno alterado, es bastante fácil. Agrega unas gotas de yodo a una taza con café instantáneo recién preparado.

Si notas que el café ha adquirido un tono azulado, ¡significa que en tu tasa hay una humeante y aromática bebida, llena de impurezas y aditivos de mala calidad! Puede tener de todo: cáscara de granos de café, cebada, avena y otros cereales, bellotas en polvo, estabilizadores y la cafeína artificial.

En principio, todos estos productos no son tan terribles en pequeñas dosis, pero hay otro componente que no hemos mencionado aún: son los saborizantes, gracias a los cuales toda esta mezcla huele a café de verdad. Apenas la consumas, el cuerpo comenzará a sufrir un choque por el envenenamiento por las toxinas.

El café instantáneo categóricamente no puede ser utilizado por personas con aterosclerosis, enfermedad cardíaca coronaria, hipertensión, enfermedades renales, glaucoma o insomnio. ¡De hecho, en este producto, el contenido de cafeína es 2 veces mayor que en el café natural! Irritabilidad, náuseas, mal funcionamiento del estómago, dolores de cabeza – todos estos síntomas se pueden observar entre los fanáticos de esta bebida…

El café liofilizado (soluble, de altísima calidad) es más caro que los instantáneos regulares, pero eso no quiere decir que no contiene aditivos o aromas. ¡Es muy recomendable que compruebes lo que consumes, utilizando el método anterior!

Gastritis, acidez estomacal, disminución de potencia, problemas de la piel, trastornos de presión arterial y el pobre desempeño del hígado son solo algunos de los problemas que genera esta bebida. En opinión de los especialistas en tema, no vale la pena beberlo con frecuencia, mejor optar por el consumo de achicoria, té, leche, café natural, y por supuesto, el agua.

El hígado es vulnerable al envenenamiento regular, que a la larga, puede constituir la causa de la cirrosis.

¡Si buscas una bebida tonificante, entonces que sea la del café orgánico! Y en cantidades moderadas, no más de tres tasas al día. Y mejor, preparada al fuego, y no en una máquina de hacer café.

Fuente e imagenes.simplementegenial.cc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *