vitiligo

Vitíligo: causas, sintomas y tratamiento para esta enfermedad de la piel

El vitíligo es una enfermedad que consiste en la despigmentación progresiva de la piel y se debe a la destrucción de los melanocitos que son las células responsables de la pigmentación que da color a la piel. Afecta al 1% de la población.

Causas del  vitíligo

La causa exacta se desconoce, ya que existen innumerables opiniones, ideas e incluso estudios de investigación contradictorios sobre las causas reales, aunque algunos investigadores tienen la opinión de que se trata de una enfermedad autoinmune. Otros expertos son de la opinión de que los melanocitos comienzan a destruirse a sí mismos. Muchos investigadores dicen que a veces algunos eventos, como quemaduras solares graves, estrés emocional y angustia, pueden provocar esta enfermedad. Sin embargo, no hay ninguna prueba de que estos factores son realmente responsables de causar vitíligo de ninguna manera.

Los síntomas del  vitíligo

Parches descoloridos en diferentes secciones de la piel son los síntomas principales de vitíligo. En su mayoría, estos parches se encuentran en las zonas más expuestas al sol, como las manos, pies, cara, brazos y labios. Hay otras áreas donde estas manchas blancas pueden observarse raramente:

Alrededor de la boca.

Las fosas nasales.

Ombligo.

Genitales.

Secciones rectales.

Las axilas y la ingle.

Ojos.

Por otra parte, las personas que sufren de vitiligo tienen el pelo encanecido a edades prematuras, a veces, también se observa la pérdida de color dentro de la boca.

Tratamiento para el vitíligo

Un tratamiento médico no siempre es necesario para el tratamiento de vitíligo, pues a veces la piel recupera la normalidad sin requerir asistencia o aplicación de tratamientos adicionales. Para otros casos, productos tales como protector solar y cosméticos que ocultan los efectos contribuyen a la mejora de la apariencia.

En algunos casos, los tratamientos médicos son necesarios. Esta decisión se basa en el tamaño, número y ubicación de los parches de piel afectada. Los tratamientos médicos para esta condición se centran sobre todo en el tono de la piel para promover su restauración o deshacerse de la pigmentación.

Estos pueden prolongarse mucho en el tiempo y por lo general se extienden durante un período de 6 a 18 meses. Por otra parte, es posible que se tenga que probar varios tratamientos antes de encontrar el que más convenga.

Algunos de sus principales tratamientos:

CORTICOIDES TÓPICOS

Los corticosteroides son sustancias útiles que pueden devolver el color perdido a la piel, sobre todo si se toman durante las primeras etapas de vitiligo. El tiempo para mostrar resultados oscila una media de 3 meses. Este puede ir acompañado de muchos efectos secundarios, por lo tanto, un médico debe controlarlo.

PUVA

También se conoce comúnmente como la fototerapia, es eficaz para aquellos pacientes con menos de 20 por ciento de sus cuerpos cubiertos de manchas de vitiligo. En este tratamiento, una fina capa de una sustancia llamada psoraleno se aplica sobre la piel despigmentada durante unos 30 minutos antes exponerla a la luz UVA. El producto químico mencionado anteriormente hace que la piel sea más sensible a las radiaciones UVA. Una vez hecho esto, la piel  expuesta  colorea las áreas tratadas iluminándose de color rosa.

 Otra variante de este tratamiento se conoce como PUVA al agua porque se realiza  en una bañera de agua que contiene psoraleno durante 15 minutos antes exposición a la luz UVA. El PUVA oral se recomienda a los pacientes, que tiene de un 20% de la totalidad de su piel cubierto por el vitíligo. En este método, se toma una dosis oral de psoraleno alrededor de dos horas antes de la exposición a la luz UVA.

 Efectos secundarios

Hay muchos efectos secundarios asociados con este tipo de terapias. Estos incluyen sobre-oscurecimiento de la piel, quemaduras solares, crecimiento anormal del pelo, picores, náuseas y vómitos. Estos son los efectos a corto plazo de esta terapia. A la larga, se aumenta los riesgos de desarrollar cáncer de piel debido a la mayor exposición a la radiación UVA. Por otra parte, no se recomienda este tratamiento para los niños menores de 10 años, ya que puede dañar los ojos y aumenta sus posibilidades de desarrollar cataratas.

Sin embargo, se puede reducir sus probabilidades de desarrollar cáncer de piel, evitando la luz del sol por alrededor de uno o dos días después de una sesión de tratamiento y reforzar la protección mediante el uso de un protector solar regularmente y utilizar  gafas de protección UVA para minimizar el posible daño a los ojos.

LÁSER

Este láser especial se utiliza para apuntar a áreas específicas de la piel con luz UVB. Debido a su naturaleza, sólo puede ser utilizado para tratar pequeñas secciones de la piel afectadas. Por lo tanto se requiere complementar esta terapia junto con otros medicamentos. Sus efectos secundarios incluyen ampollas y enrojecimiento de la piel.

 

Fuente: http://mundoasistencial.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *