orquideas-300x200

Si amas las orquídeas, aquí te facilitamos una guía rápida para cuidarlas.

Empecemos por conocer las orquídeas.

El primer paso es identificar el tipo o género de su orquídea. Si usted le han regalado o comprado una, posiblemente vendrá con una pequeña etiqueta donde indica el género de la orquídea (phalaenopsis, oncidium, cambria, dendrobium, vanda, etc.). Esto le servirá más adelante a conocer específicamente las necesidades de su planta. Las orquídeas, según género, pueden presentar variaciones significativas.

Colócalas en el lugar indicado.

Bien, supongamos que ya conocen el género de su orquídea y, por tanto, sus necesidades medioambientales. El siguiente paso va a ser buscar el lugar de la casa, oficina u otro donde la vas colocar. Por lo tanto, tenga en consideración que:

Las orquídeas necesitan mucha luz.

Los lugares más convenientes son los cercanos a balcones y ventanas, donde filtraremos la luz con una cortina si en algún momento del día entra el sol directo.

a) Las orquídeas, en general, requieren mucha luz pero, salvo algunas excepciones, nunca luz directa del sol. Por tanto, debes ubicarlas en un lugar cercano a las ventanas, balcones o terrazas interiores donde el sol no dé directamente.

b) El sitio donde las ubiquemos debe ser de fácil aireación. Las orquídeas no resisten los ambientes demasiado cargados (humos, contaminación, vapores orgánicos, etc.).

c) Aunque requieren cierta renovación de aire, impida siempre las corrientes directas de aire ya que no los soportan y causan la caída prematura de las flores.

d) También requieren que el ambiente no sea muy seco. Esto puede empeorar en invierno si disponemos de calefacción central. Hay que retirarla de los focos de calor y secos.

e) Las orquídeas vienen de un ambiente tropical en su mayoría. Por tanto, tiene que estar al resguardo de temperaturas extremas: Más de 30ºC. o menos de 10ºC. durante todo el año.

f) La humedad no debe bajar, en la mayoría de las especies, del 35-40%. Esto puede crear ciertos problemas en interiores. Una forma de proveer en casa un cierto nivel de humedad es colocando nuestra orquídea junto a otras plantas o colocar unos platos en su base con grava, bolitas de arcilla u otros productos con algo de agua y sin que lleguen a tocar las raíces. Un lugar adecuado, en algunos casos, pueden ser los lavabos, trasteros, lavaderos u otros, si además tienen condiciones óptimas de luz.

g) Si la planta se adapta bien a su sitio, es decir, crece, se desarrolla y florece, hay que procurar ya no moverla.

h) Recuerde, pues, que la orquídea debemos colocarla allí donde tiene unas condiciones semejantes a las de su hábitat natural, no tan sólo donde nos quede bonito.

Fuente: http://www.orquideasweb.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *