eliminar-los-puntos-negros-con-limón-y-yogurt

Sabias que la sal puede ayudarte a eliminar los puntos negros de la piel? 4 usos simples y adiós!!!

Existen diferentes maneras de eliminar los indeseables puntos negros que aparecen en la nariz o en cualquier otro sitio inadecuado del rostro sin dejar marcas, utilizando un elemento tan simple y cotidiano como la sal. Por eso te explicaré diferentes maneras de eliminar los puntos negros con sal.

SAL CON LECHE

Prepara la mezcla con un poquito de leche y bastante sal de manera que quede una consistencia arenosa sin llegar a ser líquida, más bien es preferible que sea una pasta. Utiliza esta mezcla para pasarla por tu nariz o en la zona donde tengas los puntos negros. Verás que con el paso de los días la cantidad irá disminuyendo hasta desaparecer completamente y, lo mejor de todo es que lo hará sin dejar ningún tipo de marcas.

SAL ARCILLA Y MIEL

Con esta mezcla puedes hacer una excelente mascarilla exfoliante que te ayudará a eliminar los puntos negros. Prepara una mezcla homogénea con los ingredientes procurando que tenga una textura arenosa. Frota la zona que quieres liberar de las espinillas durante unos 5 minutos y luego enjuaga.

AGUA Y SAL

Un remedio tan simple como el lavado diario con agua tibia con sal hará una gran diferencia en el tratamiento contra las espinillas, pues la sal te ayudará a reducir la cantidad de puntos negros de tu rostro, debido a que disminuirá notablemente el exceso de grasa, que es su principal causa.

PASTA DE DIENTE Y SAL

Debes mezclar sal fina con pasta de dientes de menta en proporciones similares y una vez que ya las mezclaste bien, aplicarlas de manera uniforme sobre tu nariz y en la piel que se encuentra alrededor. Ten en cuenta que si eres muy sensible al dolor, es preferible evitar esta mezcla, pues la pasta de dientes de menta puede ser muy fuerte. Por esa misma razón, evita colocarlo alrededor de tus ojos para no sufrir de desagradables consecuencias. Masajea la zona por 5 minutos de manera suave y luego enjuaga con agua tibia. A continuación, aplica una toalla empapada en agua fría en la zona para cerrar los poros.

FUENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *