download

Su padre se suicido para poder salvar su vida, la historia después de su muerte es sorprendente!

download

El amor a los hijos es instintivo y sin condiciones. Es el único amor que dura para siempre, el amor que no nos va a defraudar y el que se encuentra disponible y atento en todo momento.

Por los hijos somos capaces de hacer cualquier cosa para garantizar su bienestar. En la vida hay situaciones inesperadas y tristes que nos cuesta aceptar a veces, y aun más nos cuesta si se trata de alguno de nuestros hijos, tal es el caso de Pedro Escamilla, quien recibe una terrible noticia acerca de su hijo Roberto.

Roberto, con tan solo 7 años, fue diagnosticado con Leucemia. Una noticia terrible para cualquier padre, es un dolor inmenso saber que tu hijo padece una enfermedad tan grave. Aunque los doctores le dijeron a Pedro que no se preocupara, ya que la enfermedad había sido detectada a tiempo y aplicando un tratamiento de forma inmediata, la probabilidad de sobrevivir eran muy altas.

El señor Escamilla tenía una fuerte preocupación por no poder cubrir los gatos del tratamiento de la enfermedad, ya que el seguro de salud no cubría la enfermedad peligrosa que le fue encontrada a su hijo.Era sumamente grave no contar con los recursos económicos necesarios, y los ahorros que poseía eran mínimos. Aunque la salud de su hijo tenía prioridad aún debía seguir pendiente de los pagos de su hogar y de su hija recién nacida. Pedro pensó en solicitar un crédito bancario, de modo que fue a un banco para solicitarlo, en el banco le dieron un préstamo de apenas 10 mil pesos, los cuales solo eran suficiente para una sesión. Acudió a sus familiares, amigos, hizo rifas…y solo alcanzo máximo para la segunda sesión del tratamiento.

Mantenía un trabajo estable como gerente en una fábrica local,  pero ni un aumento de sueldo, ni su jefe le ayudaron para alcanzar lo requerido para cubrir por completo el tratamiento y lo demás gastos. Sin embargo, había una prestación de la fábrica que aun poseía y que pensó nunca usaría; se trataba delseguro de vida de 2 millones de pesos. Para poder cobrar ese dinero era  necesario que sufriese una muerte natural o accidental.

En su desesperación Pedro le dijo al doctor que pronto recibiría el dinero, le firmó un pagaré y pidió que empezaran con la tercera sesión. Pedro se despidió de su hijo, le prometió que pronto volverían a ver y regreso a su casa, en donde compartió con su hija y su esposa…

Pedro tomó su auto (Corolla 2001), pero antes se subir al mismo, cortó el cable de los frenos. Explica en una carta a su esposa, que conduciría por la autopista hasta acelerar y provocar un choque contra un poste, el cual terminó con su vida.

La aseguradora no quería entregar el dinero por la muerte de Pedro, argumentando que fue un suicido, pues el daño al carro no parecía natural. La aseguradora al final hizo el pago, y el pequeño Roberto aún vive.

La esposa de Pedro, Isabel Escamillia, nunca reveló la verdad, no quería que la muerte de su esposo fuese en vano. Tres años después Roberto, su hijo envió la carta a un periódico local para contar la historia de su padre, en donde pide que no lo juzguen a su padre por el suicidio o por engañar a la aseguradora.

Fuente. http://quecuriosidad.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *