ffff-372x248

Su bebé murió luego de nacer, pero ella pidió sostenerlo. Después de dos horas, escuchó un suspiro…

Kate Ogg dio a luz mellizos prematuramente, y su bebé Jaime, no sobrevivió al parto. Le preguntó a los doctores si podía sostenerlo para despedirse de él, y lo abrazó por dos horas. Lo que pasó después prueba que existe magia en el tacto de una madre.  Dios obró un milagro en esta familia…

 ¡Tienes que ver esto!

Fuente.  http://www.upsocl.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *