mascota-vida-social

6 formas en las que una mascota nos ayuda a estar más delgados

En este mundo, hay mascotas y hay gente … la gente que no es una mascota.
Además, por supuesto, hay personas que tratan a sus mascotas mejor que a sus propios hijos, pero no vamos a hablar ahora de ese extraño comportamiento.
Estamos aquí para hablar de un beneficio poco conocido que nos produce el tener una mascota: la capacidad de su mascotas para mantenerle delgado.
Pero, tal vez le recorrerá una sensación de indignación por el cuerpo, hay un montón de personas por ahí que tienen mascotas y no están precisamente en forma.
El problema es que estas personas, simplemente, están cuidando de sus mascotas de una forma incorrecta. Si usted cuida de sus mascota como en realidad se supone que hay que hacerlo – sacarlos para que hagan ejercicio, acariciarla o jugar con ellos regularmente, y darles de comer de la manera correcta, entre otros – usted no tendría que tener problemas para mantenerse en un estado físico óptimo,  luego tener una mascota puede ayudarle a alcanzar su objetivo de pérdida de peso.
Incluso la ciencia lo ha demostrado.

1. Ayudan a reducir el estrés.

¡Es cierto! Pregúntele a la ciencia , basta con tener animales alrededor para disminuir el estrés.

Esa es una de las razones por las que se introducen animales en ambientes estresantes, tales como hogares de ancianos y centros penitenciarios.
¿Por qué es importante la reducción del estrés para perder peso? Además de los beneficios directos para la salud, como la regulación de la presión arterial y un menor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, bajar el estrés también puede mejorar su salud indirectamente al mantenerlo delgado. Las personas que tienen menos estrés tienden a comer mejor y cuidar mejor de sí mismos que otras personas con más estrés. Además, la hormona del estrés, cortisol, está vinculada al aumento de peso. Menos estrés significa menos cortisol, lo que hace que sea más fácil el mantener un peso saludable.
Es cierto que cuando las mascotas nos escarban nuestras bolsas de comida o se entretienen mordisqueando nuestro nuevo par de zapatos, no parece que nos ayuden a reducir el estrés. Pero a largo plazo, sin duda ayudará a prevenir algunos de los efectos negativos del estrés.

2. Ayudan a prevenir la depresión.

La depresión se produce por una gran variedad de causas que contribuyen al aumento de peso por varias razones. Por un lado, la depresión está relacionada con el estrés, con todos los efectos negativos del estrés antes mencionados. Por otra parte, los síntomas de la depresión hacen que las personas no quieran participar en las actividades cotidianas, como el ejercicio. La depresión también puede conducir a comer compulsivamente, lo que no es precisamente muy bueno si quieres evitar el aumento de peso.

Así que tiene sentido que todo lo que sea prevenir la depresión puede ayudar a mantenerlo delgado. Y es bastante fácil ver cómo el tener mascotas mantiene a raya la depresión. Las mascotas son leales y el amor que nos proporcionan es incondicional, sin importar lo que esté pasando en nuestra vida. No juzgan, y  siempre están dispuestos a acompañarnos aunque tengamos un mal día.

3. Las mascotas lloran por nuestra comida.

En general, los dueños de las mascotas no fomentan que la suya sea un mendigo cuando uno se sienta a la mesa para comer, a menos que se lo esté enseñando como un truco. Nos gusta comer nuestra deliciosa comida humana en paz y dejar a nuestras mascotas con su pienso seco o su comida enlatada hecha de partes de animales declarados no aptos para el consumo humano.

Eso no impide que sin embargo los animales lo hagan. Y con esos adorables ojos de cachorro y esos lastimeros sollozos – que están, por cierto, diseñados para sonar como el llanto de un bebé hambriento, ¿quién puede resistirse a ceder de vez en cuando?
Cada bocado con el que usted alimenta a su mascota es un bocado menos que entra en su propio gaznate. Lo que significa que ingiere menos calorías. Además, es difícil comer tranquilo cuando hay alguien que llora como si estuviera desesperadamente hambriento delante de uno. No se ha documentado científicamente, pero nos gustaría pensar que podría ser un factor más a tener en cuenta.

4. Las mascotas nos obligan a mover el trasero.

Si tuviéramos  en cuenta el número de horas al día que una  persona, de  promedio, pasa sentado, nos daríamos cuenta de que es algo alucinante. Cada hora que pasa sentado aumenta el riesgo de contraer enfermedades del corazón, lo cual es francamente aterrador. El problema es que es muy fácil sentarse sin siquiera pensar en ello. Si su trabajo es de oficina  es probable que esté sentado frente a un escritorio todo el día. Al llegar a casa, más de lo mismo,  te sientas a tomar un descanso del ajetreado día. Te sientas y con frecuencia comes durante esos descansos.

Sin embargo, si usted tiene una mascota, sentarse sería lo último que haría cuando por fin llega a casa. A los animales jóvenes especialmente les encanta correr, saltar y jugar, y ellos prefieren hacerlo con un compañero. Si usted es el único que tiene que preocuparse de no estar todo el día con el trasero en una silla, es difícil sentirse motivado. Pero si algo le está esperando para hacer pis al llegar a casa o está esperando ansiosamente que se levante de la silla, la motivación de repente se vuelve mucho más fácil.

5. Cuidar de la mascota es cuidarse uno mismo.

Como seres vivos que somos, es inevitable que desarrollemos hábitos con el tiempo. Algunos de ellos, como levantarse por la mañana e ir a trabajar, son buenos para usted. Otros, como parar en el bar a tomar unas cervezas después del trabajo todos los días, no lo son tanto.

Una vez que el hábito se ha establecido, es muy difícil de romper, a menos que existan factores de influencia exterior. Tener una mascota es algo así como tener un hijo en este sentido. Ahora que un ser vivo depende de ti, tiendes a hacer mejor las cosas para poder seguir cuidando de él. Por ejemplo, no se puede quedar en la oficina hasta altas horas de la noche si su mascota está en casa esperando para salir a hacer pis. Y si usted se pone enfermo por los malos hábitos, ¿quien se hará cargo de la mascota? Tener a alguien que depende de ti es una muy buena forma de mantener en buen estado el engranaje que nos proporciona una buena salud.

6. Las mascotas mejoran nuestra vida social.

Las mascotas ayudan a sus propietarios a establecer relaciones sociales. El establecer relaciones sociales es más difícil que antes, cuando todo el mundo trabajaba y vivía en el mismo sito, unos junto a otros. ¿Cómo ayudan las mascotas en las relaciones sociales? En primer lugar, para obtener una mascota hay que hablar con alguien. De momento no se han inventado las mascotas por correo. Después de adquirirla  hay que comprar su alimento, las mascotas tienen que hacer ejercicio al aire libre, hay que ir al veterinario, entre otras cosas, como ve las mascotas nos brindan una amplia variedad de oportunidades para relacionarnos socialmente.
Pero, ¿cómo nos ayuda esto a mantenernos delgados? Bueno, hemos visto que la relación con los animales domésticos nos puede ayudar a no caer en la depresión y mantener el estrés bajo control, pues el que tiene relaciones con humanos también. Las relaciones sociales nos proporcionan felicidad, lo que conduce a una mejor alimentación y menos cortisol. Y relacionarnos con otras personas que también tienen mascotas, significa un aumento en el número de personas disponibles con las que hacer ejercicio, mejorando aún más sus posibilidades de mantenerse en forma. Todo es un círculo de apoyo, y todo  gracias a nuestros adorables animales.

Fuente.  http://www.husmeandoporlared.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *