Problemas-para-recordar-algo-importante-Toma-una-larga-siesta-01

¿Problemas para recordar algo importante? Toma una larga siesta

Problemas-para-recordar-algo-importante-Toma-una-larga-siesta-01.jpgMOODBOARD/MOODBOARD/THINKSTOCK

Dormir es maravilloso, y no es la primera vez que hablamos de los beneficios de dormir la siesta o tener una buena noche de sueño. Esta vez no se trata de liberar el estrés, rendir más ni ser más inteligente; hoy se trata de mejorar la memoria. Concretamente, de recordar algo que olvidamos y necesitamos recuperar.

Luego de 12 horas despierto tendrás problemas de memoria

Los investigadores de la Universidad de Exter observaron que las personas, luego de pasar más de 12 horas despiertas, tenían serios problemas para recordar datos importantes, y que luego de una buena noche de sueño sus posibilidades de recordar se multiplicaban al doble. Esto da la pauta de que algunos recuerdos se forman y consolidan durante el sueño y, según los científicos, esto sucede más aún con datos e información importante.

Algunos estudios anteriores demostraron que los hábitos saludables de sueño protegen la memoria y nos ayudan a no olvidar algunas cosas. Ahora, gracias a esta investigación, los científicos también saben que la cantidad suficiente de horas de sueño puede ayudar a recuperar recuerdos que creíamos haber olvidado. No obstante, los científicos advierten que aún hace falta mucha investigación para conocer más sobre los procesos cognitivos que conforman y moldean la memoria.

Problemas-para-recordar-algo-importante-Toma-una-larga-siesta-00.jpgOCUSFOCUS/ISTOCK/THINKSTOCK

¿Cuántas horas necesitas dormir realmente?

Ahora bien, ¿cuáles son esos hábitos saludables de sueño de los que hablan los médicos? La cantidad de horas que dedicamos al sueño es la variable fundamental, pero no la única. Además de cuántas horas debemos dormir, también hay una serie de recomendaciones médicas para dormir mejor, algo que los médicos llaman calidad del sueño.

No todas las personas necesitan la misma cantidad de horas de sueño. Un bebé necesita dormir entre 12 y 18 horas diarias, un infante entre 12 y 14 y un niño entre 10 y 12. Un adolescente necesita dormir entre 8,5 y 9,5 horas diarias y un adulto entre 7 y 9. Pero la edad no es la única variable que influye en la cantidad de horas que debemos dormir, el tipo de actividad física y el estado general de salud también importan. Lo importante, en cualquier caso, es que cada uno identifique sus necesidades y sea más o menos regular con sus hábitos.

Otros factores como el ambiente en el que dormimos, el momento del día en que lo hacemos, y el modo en que nos preparamos para dormir, así como el modo en que nos levantamos de la cama, hacen a la calidad del sueño.

Dormir mal trae aparejados problemas de todo tipo, y está comprobado que el insomnio —uno de los problemas más graves y comunes entre los adultos— no solo daña la memoria sino también el funcionamiento cognitivo en general, lo cual genera problemas para aprender, estudiar y trabajar.

Fuente. http://curiosidades.batanga.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *