Aplica estos 12 trucos y adelgaza en una semana

PUBLICIDAD PUBLICIDAD

Acéptalo, en muchas ocasiones comes no porque tengas hambre. Cuando te sientes mal, necesitas comer algo dulce; cuando tienes frío, algo picoso o calientito; cuando tienes calor, algo frío y delicioso. ¡Sin mencionar lo que puede hacer con nosotros un supermercado!
Genial.guru, inspirado en los consejos del psicólogo Brian Wansink que estudia hábitos alimenticios, te enseñará cómo caber toda la vida en el vestido que usaste en tu graduación.

12. No temas a las recaídas

© depositphotos © depositphotos

A veces estás a dieta, te la pasas comiendo repollo toda la semana y luego de pronto no puedes explicar cómo terminas en la noche enfrente del refri, abrazando la olla de espagueti con albóndigas y un chocolate en tu boca. En esta situación lo importante es no empezar a comer para “olvidar la pena” de la dieta fracasada. Respira profundo. Lentamente regresa la olla a donde estaba. Agarra tu repollo. Come y sonríe.

11. La regla de dos

© depositphotos © depositphotos

Siempre procura que en tu plato haya dos tipos de comida: carne y guarnición, guarnición y ensalada, pescado y verduras. Esta regla sencilla te enseñará a comer disciplinadamente.

10. Camino largo por la porción extra

© depositphotos © depositphotos

Cambia el lugar donde comes. Sal de la cocina a la sala, al balcón, al jardín, llevando sólo el plato y los cubiertos contigo. Incluso si se te antojará una porción extra, existe la probabilidad de que mientras vas caminando a la cocina, el hambre se te quite sola.

9. Deja huellas

© depositphotos © depositphotos

Las personas que comían muchas alitas de pollo se apresuraban a eliminar las “evidencias” de su gula, mientras que los participantes del experimento más esbeltos no prestaban atención al montón de huesos y se basaban en sus sensaciones para saber si estaban satisfechos o no.

8. El fenómeno del plato sin fondo

© depositphotos © depositphotos

Se descubrió que las personas comen “hasta el final”. Pero no hasta que se acabe el hambre sino hasta llegar al fondo del plato. La única salida es usar platos más pequeños y ser más consciente. Observa tus sensaciones, no el volumen de la comida que dejaste en el plato. Así te llenarás más rápidamente.

7. Compañía

© depositphotos © depositphotos

PUBLICIDAD PUBLICIDAD

Cuando estamos solos comemos un 30% menos que cuando comemos con alguien más. Y en una compañía de 3-4 amigos, comemos casi 2 veces más. Así que intenta consumir el alimento principal solo, y cuando estés con tus amigos, limítate con aperitivos y bebidas.

6. Sigue la lista

© depositphotos © depositphotos

Al comprar los alimentos para la próxima semana, actúa como un chef profesional: haz una lista completa de compras. Antes de ir al súper, revísala bien: carne, cereal, verduras, etc. Cuando estés en la tienda, solo compra alimentos que estén en la lista.

5. ¡Adiós, golosinas!

© depositphotos © depositphotos

Encuentra en tu hogar el lugar más retirado y oscuro, busca en tu congelador el rincón más recóndito y esconde ahí todo tipo de golosinas. Pareciera que fuera más fácil no comprar estas fuentes de tentación, pero no. Según el autor, “la comida loca” nos alcanzará en todas partes. Si nos negamos estos placeres en casa, los comeremos en una cafetería, con los amigos, en el trabajo, y en cantidades exageradas. Así que es mejor que sea en casa y correctamente.

4. 32 veces con cada diente

© depositphotos © pixabay

Según las investigaciones, masticar la comida meticulosamente satisface nuestro paladar, lo cual reduce significativamente el apetito y nos hace sentir llenos más rápido.

3. No ahorres calorías por la mañana

© depositphotos © depositphotos

Según las estadísticas de Wansink, el desayuno es el 96% de la esbeltez, porque sólo 4 de 100 mujeres delgadas no desayunan. A diferencia de las personas con sobrepeso que muchas veces se saltan el almuerzo para consumir menos calorías.

2. Sirve la comida en platos

© depositphotos © depositphotos

Según Wansink, las personas esbeltas por lo general se sientan de espaldas hacia los mostradores con postres o la cocina abierta. De esta manera la tentación de comprar un pastel se reduce. Esta regla es fácil de seguir en casa: sirve todos los platillos por pociones, directamente en platos. Deshazte de todo tipo de ollas, sartenes, ensaladeras en la mesa. Cuanto menos ves, menos comes.

1. Tranquilidad y sistema

No intentes probar todos estos puntos a la vez. Implementa una regla por semana. Poco a poco llegarás a un estilo de vida diferente y tendrás un cuerpo nuevo.

 

Fuente: genial.guru

PUBLICIDAD PUBLICIDAD
Loading...