8 cosas que evitan las personas emocionalmente inteligentes

PUBLICIDAD PUBLICIDAD
Las personas con alta inteligencia emocional son capaces de percibir, controlar y evaluar sus emociones, junto con las emociones de los demás. La inteligencia emocional puede jugar un papel importante en el éxito de una persona y sus relaciones sociales. Casi siempre es debatido si la inteligencia emocional es un don innato o puede ser enseñado. Se trata de siempre estar en contacto con  sus emociones y mantener el control sobre ellas en todo momento.
 

Aquí hay ocho cosas que evitan las personas emocionalmente inteligentes:

 
1. No Ignoran los sentimientos de otras personas
Las personas alta y emocionalmente inteligentes, muestran empatía hacia los demás. Tratan de entender cómo se sienten las personas a su alrededor. Nunca ignoran las emociones de otra persona ni las consideran poco importantes. En cambio, muestran compasión.
 
2. No juegan a la víctima
Las personas emocionalmente inteligentes, saben que tienen el poder de controlar cómo se sienten. No culpan a otros cuando tienen un mal día, y no juegan a la víctima. En cambio, reorientan sus emociones negativas hacia un pensamiento más productivo, y asumen la plena responsabilidad de cómo se sienten.
3. No son complacientes
Una persona emocionalmente inteligente se mantiene a la par con sus sentimientos, pero también sabe cuándo es tiempo de  cambiar su atención hacia el exterior y centrarse en el mundo que les rodea. Son conscientes de que vivir constantemente dentro de su cabeza puede crear problemas. Se mantienen en contacto con sus emociones, pero no les permiten que tomen el control.

PUBLICIDAD PUBLICIDAD

4. No dejan que otros controlen sus emociones
Las personas con inteligencia emocional son sensibles, pero mantienen el control de sus sentimientos.No permiten que los demás les arruinen su día o lo reduzcan. Les apasiona mantener una actitud positiva y son capaces de recuperarse rápidamente del rechazo y otras formas de pesimismo.
5. No se involucran en conflictos innecesarios
Saber cuándo elegir sus batallas puede ser extremadamente valioso cuando se trata de tu salud emocional. Si es necesario, una persona emocionalmente inteligente se enfrentará a alguien, pero evitan el conflicto siempre que sea posible a fin de ahorrar energía para interacciones más positivas.
 
6. No hablan
Una persona emocionalmente inteligente sabe lo malo que puede ser. Tienden a buscar conversaciones más positivas y edificantes con los demás. Anhelan conexiones profundas con la gente y evitan a aquellos que constantemente quieren chismear o ser mezquinos.

7. No dicen sí fácilmente
Demasiadas personas se sienten avergonzadas de decir que no. Terminan siendo abrumados por demasiados compromisos y se vuelven infelices. Una persona emocionalmente inteligente conoce sus límites. Ellos se honran estableciendo límites y saben evitar decir sí cuando es necesario.
 
8. No buscan la aprobación de otros
Las personas emocionalmente inteligentes saben que no necesitan la aprobación de otros para tomar una decisión. Confían en sí mismos lo suficiente como para ser su propia validación. Si quieren algo, lo persiguen. Son respetuosos al escuchar las opiniones de otras personas, pero al final saben que mientras trabajen duro, pueden lograr cualquier cosa, y no necesitan la aprobación de nadie para hacerlo.

Fuente: David Wolfe

PUBLICIDAD PUBLICIDAD
Loading...